Padecimientos comunes en perros geriátricos

Además de mi gato geriátrico Sami, de quien he comentado en mi último blog, tengo otra hija en edad senil de nombre Bailey. Bailey es mi perra labrador de 11 años de edad a quien adopté cuando me casé con su dueño. Además de ser una chica artrítica tosca, se le considera una perra de raza grande en edad geriátrica que además, está en riesgo de acumular sarro en sus dientes, de padecer infecciones del oído y esclerosis nuclear de acuerdo con datos de Banfield de 2010. Estos fueron los tres diagnósticos principales en 2010 para perros en este grupo de edad y como veterinario en ejercicio, me parece fascinante, ya que mi experiencia con mi propio perro es similar a lo que veo en la práctica.

Pero, ¿cómo ayuda esta información a los veterinarios y por qué debería importarnos? Es importante continuar en los pacientes geriátricos la atención de la salud bucal. A lo largo de mi experiencia he visto más de un caso en que el propietario de la mascota percibía al perro como "demasiado viejo para someterse a anestesia"; y luego, después de realizar procedimientos dentales los cuales a menudo incluyeron múltiples extracciones, los propietarios me llamaron después para decirme lo mucho mejor que en su percepción sus mascotas se estaban sintiendo, ya que nuevamente comían, jugaban y se comportaban como perros jóvenes.

Los exámenes médicos deben incluir evaluaciones orales completas y nosotros como veterinarios, necesitamos evaluar en general la posible presencia de dientes rotos, dientes desgastados, masas orales, abscesos dentales y enfermedades periodontales. Las infecciones del oído constituyen otro problema común de salud que puede afectar a los pacientes geriátricos. Bailey ha tenido muchas infecciones a lo largo de su vida las cuales han sido muy dolorosos para ella. Más de una vez la he visto rascarse la oreja y luego gritar de dolor. Se podría pensar que como veterinario, yo podría haberlos detectado antes; sin embargo al igual que una madre muy ocupada, también se me pasan cosas.

Este es sólo uno de muchos ejemplos de los beneficios de realizar exámenes médicos a fondo dos veces al año. Además de la enfermedad periodontal y de las infecciones del oído, la esclerosis lenticular afecta comúnmente a los perros de más de 10 años de edad.

Cuando educo a mis clientes respecto a sus mascotas geriátricas, considero muy importante proporcionarles información sobre asuntos relacionados con la salud ocular de sus mascotas. Además de detectarlos durante los exámenes médicos de rutina, es conveniente orientarlos respecto a la forma de ayudar a sus perros más seniles respecto a la disminución de su visión. Aunque la cirugía puede estar fuera del alcance de muchos propietarios de mascotas, sí es conveniente revisar la posibilidad de someter a cirugía a las mascotas, aunque también recomiendo seguir algunas prácticas no quirúrgicas tales como no reacomodar regularmente los muebles.

Mi propio Bailey a veces ya no puede ver la pelota de tenis y ha tropezado con las cosas que los niños han dejado en el suelo, por lo que mi familia ha tenido que hacer ajustes para acomodar nuestro perro viejo. A mí me enseñaron que la edad no es una enfermedad y como veterinarios, podemos ayudar a nuestras mascotas seniles a mantener una vida sana durante sus años "dorados". Debemos ayudar a nuestros clientes a prevenir enfermedades como la enfermedad periodontal, la cual es común entre las mascotas geriátricas para así, detectar los problemas a tiempo. Llegará un momento en que tenga que decirle adiós a Bailey, pero debo estar seguro de que ella tuvo la mejor calidad de vida posible!.