Mascotas en edad avanzada y afecciones relacionadas a su raza

Cuestiones específicas asociadas a las razas, que tienen relación con su mascota senil
Salud de los cachorros y gatitos.


La raza y el tamaño de su mascota son factores decisivos e indicadores importantes de los problemas de salud que su mascota pudiera experimentar conforme avanza la edad. Los perros geriátricos por ejemplo, (con edad promedio de más de 10 años) de razas pequeñas (con pesos de menos de 10 Kilos), como el Cavalier King Charles Spaniel, Maltés, Lhasa Apso y Chihuahuas, están predispuestos a padecer enfermedades de la válvula mitral que consisten en una disfunción de una de las válvulas cardíacas la cual conduce a un reflujo de sangre cuando el corazón se contrae.

La detección temprana de esta enfermedad es crucial ya que a menudo puede ser controlada de manera efectiva poniendo una atención especial a la dieta y a restricciones al ejercicio. Durante el examen médico, su veterinario deberá escuchar el corazón de su perro con objeto de detectar cualquier posible anomalía. Debido a que en los perros más pequeños el tamaño de los dientes y de su mandíbula es más pequeño, los perros más pequeños también son propensos a enfermedades dentales; por lo tanto, en estos perros es especialmente importante la limpieza dental regular y el cuidado dental en el hogar, por ejemplo el cepillado.

Las razas pequeñas como Dachshunds y Corgis Galés cuya columna vertebral es proporcionalmente más larga, tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades de la columna; por lo tanto, es importante tomar medidas preventivas para evitar lesiones en la columna vertebral o en los discos intervertebrales así como mantener un peso normal. Conforme estas razas envejecen, es conveniente ayudarles a entrar y salir del auto, así como tomar medidas para que no salten hacia los muebles ni que salten de éstos. En PetSmart se pueden adquirir escaleras o rampas para mascotas para instalarlas en los autos o en los muebles con objeto de ayudarles a disminuir dichos riesgos.

Las razas gigantes como el Doberman Pinschers, Rottweilers y Gran Danés, tienen, en comparación con las razas más pequeñas, riesgos mayores de desarrollar artritis, problemas en las articulaciones así como una gran variedad de enfermedades cardiacas.

Además, las razas gigantes envejecen más rápido que las razas medianas o que las más pequeñas, lo que hace especialmente importante la detección preventiva y temprana de problemas cardíacos. Independientemente de su raza o tamaño, las mascotas geriátricas, tanto gatos como perros, están en riesgo de desarrollar enfermedades tales como la enfermedad renal, a menudo caracterizada por un consumo excesivo de agua combinado con un aumento de la micción y a menudo, con pérdida de peso. Los problemas de salud que afectan a los gatos geriátricos tienden a ser similares en todas las razas domésticas, en gran parte, debido a su similitud en tamaño.

Tanto en perros como en gatos, el hecho de tener tamaño y peso similar, por lo general, se correlaciona con una vida y proceso de envejecimiento similares. Los gatos geriátricos (con edad de más de 10 años) tienen un mayor riesgo de desarrollar hipertiroidismo. Esta patología se caracteriza por un exceso de hormona tiroidea producida por la glándula tiroides, lo que hace que el corazón lata con mayor fuerza de lo que debería; para estas dos condiciones, es muy importante la detección temprana a través de la atención preventiva.

Esté atento a cualquier cambio en los hábitos alimenticios, consumo de agua, niveles de energía o peso y consulte a su veterinario ante la detección de los primeros signos. Entre los gatos, las siguientes razas están especialmente en riesgo de desarrollar hipertiroidismo: Himalayo, siamés, birmano, persa y Manx. Si usted nota algo anormal en su mascota, hable inmediatamente con su veterinario ya que él o ella puede abordar cualquier problema de salud a tiempo, que es cuando es más fácil tratar o manejar cualquier problema de salud. El cuidado preventivo, junto con la detección temprana y el tratamiento, son de suma importancia para asegurar de que su mascota tendrá una vida larga y saludable.