La comida humana no es una dieta sana para mascotas

La comida humana para perros y gatos no es una elección sana de dieta para mascotas

Recomendaciones sobre una dieta sana para tu mascota.

Elimina el alimento para humanos de la dieta de tu mascota

Como dueños de mascotas, queremos hacer todo lo que podemos para hacer felices a nuestros perros o gatos. Pero aunque compartir un poco de nuestra comida con ellos puede dar gratificación inmediata a ti y tu mascota, los resultados a largo plazo pueden ser devastadores.

En pocas palabras: Los alimentos para humanos no deben usarse como premios o bocadillos para tu mascota. El alimento para humanos no está nutricionalmente balanceado para las necesidades de tu mascota ya que típicamente es alto en calorías y grasa. Dar a tu mascota alimentos altos en calorías y grasas puede contribuir a la obesidad e inclusive a la pancreatitis* (inflamación del páncreas), que es una enfermedad que puede poner en peligro su vida. También, darles a los perros y gatos alimentos para humanos puede ocasionar que constantemente estén pidiendo comida, una conducta que cansa en poco tiempo. Es mejor resistir la tentación de darle a tu perro o gato alimento para humanos y mantenerlos en una dieta nutritiva diseñada para sus necesidades.

Una cosa es saber por qué dar alimento para humanos a los perros y gatos no es una elección saludable, pero, ¿cómo eliminar las sobras de comida humana de la dieta de tu mascota?

Empieza por pensar por qué le estás dando a tu mascota el bocadillo o premio. ¿Es para entrenarla o como recompensa? Los premios y bocadillos no tienen que venir en forma de alimento. A cambio, ofrécele un premio no comestible por su buen comportamiento, como una rascadita de panza o jugar con un juguete nuevo. Al sustituir con premios no comestibles puedes ayudar a reducir el exceso de calorías que tu mascota consume diariamente y favorecer una vida feliz y sana.
¿Significa que debo evitar del todo darle bocadillos a mi mascota?

Es completamente natural que los dueños de mascotas quieran recompensar a sus mascotas de vez en cuando, pero como en el caso de los humanos, es cuestión de moderación.

El número de premios que una mascota recibe debe limitarse a menos del 10% de su requerimiento calórico por día (y la cantidad de alimento diario debe reducirse proporcionalmente en ese 10%). Por ejemplo, si tu mascota necesita 1,000 kcal de energía diarios, el número máximo de calorías que los premios deben proporcionar es de 100 kcal. Si los premios contienen 50 kcal por pieza, entonces la mascota deberá recibir un máximo de 2 premios por día. A menudo se encuentra esta información en los empaques de premios y alimentos de tu mascota. Habla con tu veterinario para determinar la cantidad de calorías que tu mascota necesita.

Los ejemplos de alimento para humanos a continuación muestran como un pequeño bocadillo puede representar un gran porcentaje de la ingesta diaria de calorías de tu mascota.



































































Bocadillo Calorías % de ingesta calórica diaria
Perro (44 lb.) Gato (12 lb.)
1 oz. de queso

114



17



50


1 salchicha de res

147



22



65


1 oz. de palomitas de maíz

149



23



66


1 rebanada de jamón sin grasa

46



7



20


1 malvavisco miniatura

2.2



0.3



1


1 malvavisco regular

23



3



10


1 cucharada de crema de cacahuate

94



14



41


1 tirita de tasajo (carne seca)

88



13



39


1 bolsita de papas fritas de 1 oz.

1,230



186



542





Además de las calorías adicionales, algunos alimentos para humanos pueden ser venenosos. Los 10 alimentos para humanos más comunes que las mascotas no deben comer son: alcohol, aguacate, cafeína, chocolate, ajo, uvas, hongos, cebollas, pasas y alimentos sin azúcar que contengan xilitol. También es importante tener presente que los alimentos crudos pueden infectar más fácilmente a las mascotas con enfermedades como la salmonella, toxoplasmosis, y otras enfermedades producidas por los alimentos.
Cuando tengas dudas, pregunta a tu veterinario

Si hay algún alimento que no estés seguro si puedes darlo a tu mascota, o tienes dudas sobre las necesidades nutricionales de tu mascota, recuerda consultar siempre a tu veterinario.

*Los signos pueden incluir vómito, diarrea, dolor abdominal, falta de apetito y letargo