Consejos para hacer de tu hogar un lugar seguro para cachorros

Todos los padres saben que un hogar debe ser seguro para el bebé, especialmente cuando los pequeños empiezan a desplazarse. Lo mismo aplica para tu cachorro. Los cachorros son como niños pequeños: tienen mucha energía, son curiosos y les gusta explorar pero pueden meterse en gran cantidad de problemas. Recuerda que existen muchos peligros en el ambiente de tu vivienda que pueden dañar a tu cachorro. En este artículo abordamos consejos para hacer de tu hogar un sitio seguro para tu cachorro.

Cables eléctricos: los alambres o cables pueden parecer atractivos juguetes masticables para tu cachorro, pero esta conducta destructiva y peligrosa puede potencialmente dar inicio a un incendio en tu hogar. Existen cubiertas especialmente hechas para este uso que mantienen tus cables organizados y disuaden a tu cachorro de morderlos.

Reduce el riesgo de un shock eléctrico. Cubre los contactos de electricidad para que no puedan lamerse.

Los cordones de las persianas para ventanas son muy peligrosos. Tu cachorro podría verse atrapado en ellos y enredarse. Procura asegurar todos los cordones con una liga a una altura fuera del alcance de tu cachorro.

Un librero que no está sujeto a la pared puede ser una verdadera amenaza para tu cachorro si se sube a él y se lo vuelca encima.

En muchos hogares, los gabinetes de la cocina se usan para guardar productos de limpieza y químicos peligrosos que tu cachorro podría lamer o comer. Los cerrojos a prueba de niños son maravillosos para mantener fuera las patitas curiosas. Lo mismo aplica para los medicamentos, que deben guardarse en un gabinete seguro.

¿Coses, bordas o tejes? ¿Haces manualidades y usas ligas, listones o cordeles? Estos artículos pueden ser un juguete fascinante para que tu cachorro juegue, Estos artículos pueden ser un juguete atractivo para tu cachorro pero mortales si se tragan. Las agujas pueden terminar en el estómago y se retiran quirúrgicamente. Una aguja puede también quedarse atrapada en la garganta de tu cachorro o en el paladar. Tragar hilo, cordel, estambre, ligas o listones puede causar una obstrucción en el tracto intestinal de tu cachorro que requiera una cirugía para eliminarlo. Las canastas con materiales para hobbies o costura deben mantenerse fuera del alcance de los cachorros.

La joyería, monedas, clips para papel y otros artículos pequeños pueden ser peligrosos para tu cachorro si los traga. Éstos deben mantenerse guardados también.

Tu cachorro no debe tener acceso a hurgar en la basura de la cocina. Podría tragar restos de alimento descompuesto, huesos, papel aluminio o plástico adhesivo ya usados. Asegúrate de cubrir los basureros.

Nunca cocines con tu cachorro a tus pies. Las puertas de los hornos pueden ser muy calientes al tacto y los mangos de los sartenes son una invitación para que los jale de la estufa.

El mantel puede jalarse hacia abajo tirando todo lo que hay sobre él. Es buena idea quitarlo de la mesa después de comer.

Si tienes una chimenea, estufa de leña o calefactor del ambiente, asegúrate de que tenga una pantalla de seguridad para prevenir que los cachorros curiosos se quemen.

Tu cachorro puede ser muy pequeño para andar por escaleras y escalones empinados. Una reja para bebés a la entrada de la escalera puede evitar que tu cachorro se caiga hasta que esté listo para escalar.

Recuerda que algunas plantas de ornato pueden ser venenosas para tu cachorro. Visita el sitio web Pet Poison Helpline y conoce las 10 principales plantas venenosas para mascotas.