Ácaros del Oído

Antecedentes
Los ácaros del oído son pequeños insectos que son difíciles de ver a simple vista. Ellos viven en el conducto auditivo externo, donde se alimentan de la cera del oído y la grasa de la piel. Altamente contagiosos, estos ácaros generalmente se propagan de un animal a otro a través del contacto directo o de objetos contaminados como ropa de cama o mantas. Tanto los perros como los gatos son susceptibles a la infestación de estos parásitos, aunque el problema es más común en los gatos. Los gatos que salen de casa están en mayor riesgo de contraer el parásito ya que tienen la oportunidad de interactuar con gatos callejeros, mientras que los gatitos son especialmente vulnerables a infecciones severas debido a que sus sistemas inmunológicos no están completamente desarrollados.

Los ácaros del oído causan irritación extrema, que puede conducir a la inflamación y el rascado de las orejas. Si no se trata, el daño de rascarse en exceso puede dar lugar a otros tipos de infecciones de los oídos o la piel circundante.

Síntomas
Las mascotas con infestación de ácaros en los oídos generalmente muestran su malestar por la frecuencia al rascarse las orejas o sacudir su cabeza. La infestación con frecuencia resulta en una secreción oscura gruesa en las orejas que se asemeja a café molido. Los signos de la infestación de ácaros del oído pueden ser similares a los de otras infecciones, por lo que es importante consultar a un veterinario para confirmar la presencia de los ácaros antes del tratamiento.

Diagnóstico y Tratamiento
Se recomienda que los dueños revisen rutinariamente los oídos de su gato en casa. Además, los exámenes veterinarios regulares ayudan significativamente a identificar los problemas. Un veterinario confirmará la presencia de los ácaros del oído mediante el examen a fondo de las orejas, frotando un hisopo en su interior y el estudio de los contenidos de frotis bajo un microscopio. La infestación de ácaros en el oído es generalmente fácil de tratar con una limpieza suave y prescripción de medicamentos y exámenes de seguimiento. Si también está involucrada una infección bacteriana, se recomienda un tratamiento adicional, como la terapia con antibióticos. Debido a la naturaleza altamente contagiosa de la enfermedad, otros animales que comparten el hogar con una mascota afectada, también pueden necesitar tratamiento.

Recomendaciones para su Prevención
La mejor manera de prevenir la infestación de ácaros del oído es mantener a las mascotas lejos de cualquier tipo de riesgo de contraer estos parásitos. Si es posible, los gatos deben mantenerse en interiores y lejos de otros gatos que pudieran tener los ácaros del oído. El espacio de camas de las mascotas afectadas se debe lavar a fondo para asegurar la destrucción de los ácaros. Además, en la actualidad, existen varios productos tópicos preventivos para pulgas y / o garrapatas que pueden ayudar en el tratamiento y control de infestaciones por ácaros del oído en gatos; los propietarios deben seguir la recomendación de su veterinario para el uso de estos productos.