Infección Superior de la Vía Respiratoria

Infección Superior de la Vía Respiratoria Felina
(URI, por sus siglas en inglés)

Antecedentes
La infección Superior de la Vía Respiratoria Felina (URI, por sus siglas en inglés) es un término general utilizado para describir infecciones varias en la nariz, senos y garganta en los gatos. Las infecciones de las vías respiratorias superiores pueden ser causadas por varios tipos de virus y bacterias, aunque los mayores contribuyentes son el herpesvirus y el calcivirus felino.

Los organismos que causan las infecciones respiratorias superiores en los gatos se encuentran presentes en los fluidos corporales, y pueden ser transmitidos de gato a gato a través de la tos, estornudos o el acicalamiento. Los gérmenes también pueden ser transmitidos a través de objetos contaminados, tales como contenedores de agua y comida. Todos los gatos son susceptibles a este tipo de virus, sin embargo, los gatos que no han sido vacunados, los gatitos y los gatos que poseen un sistema inmunológico débil, son más propensos a contraer la enfermedad.

Síntomas
Los síntomas de la enfermedad de las vías respiratorias superiores varían de acuerdo a la cepa del virus y la parte de las vías respiratorias involucradas, pero la enfermedad típicamente se asemeja al resfriado común en los seres humanos.

La infección generalmente se manifiesta como tos, estornudos y congestión. Otros síntomas incluyen fiebre, llagas en la lengua y en la boca, ojos llorosos (conjuntivitis), así como una disminución en el apetito y el nivel de actividad.

Diagnóstico y Tratamiento
Dado que los virus (y no las bacterias) usualmente son la principal causa de las enfermedades de las vías respiratorias, el tratamiento típicamente está dirigido a ayudar al paciente a sentirse bien, en tanto erradican la infección, esto quiere decir, apoyar al gato en sus necesidades de descanso, agua y comida.

Un veterinario también puede recetar antibióticos para ayudar a combatir cualquier infección bacteriana secundaria que pudiera estar presente. En raras ocasiones, la infección puede diseminarse más profundamente en los pulmones, causando neumonía o condiciones de salud más graves. En ciertos casos, algunos virus que causan las enfermedades de las vías respiratorias superiores pueden persistir, causando ocasionales brotes de la enfermedad original a lo largo de toda la vida del gato. Los exámenes veterinarios regulares y la atención preventiva pueden ayudar a mantener un sistema inmune fuerte y hacer más fácil la detección temprana.

Recomendaciones para su Prevención
Asegurar que los gatos tengan un sistema inmune sano y que estén al día con sus vacunas puede ayudar a prevenir la infección. Las vacunas ofrecen una protección eficaz contra los virus responsables de algunas de las infecciones más comunes y graves, sin embargo, otros organismos pueden causar infecciones en las vías respiratorias superiores y la vacunación no garantiza la protección contra algunos otros gérmenes.
Los propietarios pueden disminuir la probabilidad de que su gato se contagie de esta enfermedad evitando el contacto entre su gato y gatos no vacunados o con un historial de vacunación desconocido. Los propietarios también deben asegurarse de que cualquier gato nuevo que sea introducido en el hogar haya sido vacunado y esté libre de cualquier enfermedad en las vías respiratorias superiores.