Virus de Inmunodeficiencia Felina

Infecci贸n del Virus de Inmunodeficiencia Felina
(FIV, por sus siglas en ingl茅s)

Antecedentes
El Virus de la Inmunodeficiencia Felina (FIV, por sus siglas en ingl茅s) es un virus de acci贸n lenta (similar al VIH en los seres humanos) que puede conducir a una infecci贸n permanente en los gatos afectados. El virus puede no causar ning煤n signo evidente de la enfermedad durante a帽os, o en lo absoluto despu茅s de la infecci贸n inicial, hasta que, finalmente, ataca el sistema inmunol贸gico. A medida que el sistema inmunol贸gico se debilita, los gatos afectados tienen un mayor riesgo de contraer otras infecciones y enfermedades.
El virus de la inmunodeficiencia felina se contagia a trav茅s del contacto con otro gato infectado. El virus se transmite com煤nmente durante el apareamiento, a trav茅s de heridas causadas por mordidas asociadas a peleas, o a trav茅s de una madre infectada a sus cr铆as.

S铆ntomas
Dado el lento actuar del virus, los gatos se pueden infectar con el virus de inmunodeficiencia felina sin mostrar s铆ntomas de la enfermedad. Cuando los problemas de salud comienzan a aparecer, pueden convertirse en enfermedades persistentes o problemas intermitentes.
Los s铆ntomas del virus de inmunodeficiencia felina no son espec铆ficos e incluyen fiebre, bajo nivel de actividad y apetito, enfermedades asociados a las enc铆as (present谩ndose cono llagas en la boca), p茅rdida de peso y ganglios linf谩ticos inflamados.

Diagn贸stico y Tratamiento
La infecci贸n por el virus de inmunodeficiencia felina suele ser diagnosticado por un veterinario utilizando un examen de sangre. No hay cura, pero los gatos infectados pueden vivir una vida larga y relativamente saludable con el cuidado adecuado en el hogar y el aumento de la atenci贸n veterinaria. Una vez que un gato infectado se enferma, el due帽o de la mascota debe prestar mucha atenci贸n a incluso los cambios m谩s sutiles en la salud y el comportamiento de la mascota. El tratamiento se centra normalmente en minimizar el impacto de la enfermedad en los animales dom茅sticos y la prevenci贸n de la exposici贸n a otros virus o bacterias. Esto se puede llevar a cabo manteniendo a los gatos infectados estrictamente dentro de casa, proporcionando una buena nutrici贸n, eliminando fuentes de estr茅s y mediante la b煤squeda de atenci贸n veterinaria inmediata a medida que surjan los problemas.

Recomendaciones para su Prevenci贸n
Existe una vacuna para el virus de la inmunodeficiencia felina, sin embargo, la capacidad de prevenci贸n de la infecci贸n a煤n no se comprende en su totalidad, y la vacuna puede causar resultados positivos en una prueba de laboratorio, haciendo as铆 dif铆cil saber si un gato se encuentra realmente infectado o no; por lo tanto, generalmente no se recomienda la vacunaci贸n.

La mejor manera de evitar la exposici贸n al virus de inmunodeficiencia felina es mantener a los gatos en el interior y lejos de gatos potencialmente infectados. Para los hogares con m煤ltiples miembros, los gatos nuevos deben ser analizados antes de poder interactuar con los dem谩s, y todos los gatos que han estado viviendo juntos deben hacerse la prueba de la infecci贸n cada vez que uno de ellos se encuentre infectado.

Para reducir la propagaci贸n del virus, todos los gatos que no se encuentren infectados deben mantenerse separados de los que s铆 est谩n infectados. La esterilizaci贸n y castraci贸n tambi茅n pueden reducir la necesidad de un gato de salir o participar en otras actividades que pueden aumentar su riesgo de entrar en contacto con un gato infectado cuando est茅 al aire libre.

Es importante recordar que los gatos aparentemente sanos pueden tener el virus de inmunodeficiencia felina e infectar a otros. Los gatos que pueden salir de casa sin supervisi贸n deben ser examinados cada a帽o.