Artritis Perruna

MVZ Esp MCPG Dipl Fausto Reyes Delgado
Hospital Veterinario UNAM-Banfield
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Existen enfermedades que son típicas o características a cierta edad en nuestras mascotas, un ejemplo de esto son las enfermedades hormonales, en estas, la edad más común de presentación es cerca de los 5 años de edad, otras enfermedades se presentan en edades más tardías como el caso de algunos tumores malignos, sin embargo existen enfermedades que pueden presentarse en cualquier momento, dentro de estas, se encuentra la artritis.

La artritis es una lesión articular crónica que se caracteriza por la pérdida del cartílago articular, el engrosamiento de la cápsula articular, cambio en la composición del líquido sinovial y la formación de hueso nuevo alrededor de la articulación, estos huesos se llaman osteofitos y que de forma genera produce dolor y disfunción de la extremidad o extremidades afectadas. Estas lesiones pueden presentarse en ejemplares tan jóvenes como cachorros con displasia de cadera o en ejemplares viejos como en el caso o en la ruptura del ligamento craneal cruzado, displasia de codo o cadera, etc.

Esta artritis puede estar asociada a la carga genética y la edad de nuestra mascota, tanto en perros como en gatos y se puede ver complicada con otros factores como obesidad y actividad física, teniendo un efecto negativo en la actividad diaria de nuestros amigos. Los ejemplares que padecen esta enfermedad generalmente presentan como signos disminución de la actividad física que puede complicarse con claudicación (cojera), incapacidad de saltar, modificación en la marcha y dolor, lo que ocasiona cambios de conducta como ser agresivos y el lamerse la zona dolorosa.

Esta enfermedad se caracteriza por ser progresiva y su grado de severidad dependerá del momento del diagnóstico, este se realiza mediante el examen físico donde el Médico Veterinario puede ver o confirmar claudicación, pérdida de masa muscular, se necesitan estudios radiográficos para estar seguros del diagnóstico o con estudios más avanzados como tomografía computarizada o resonancia magnética.

Para el tratamiento de una mascota que sufre de artritis, este se enfoca en tres áreas: a) la eliminación de los factores predisponentes, b) el control de los mediadores de la inflamación y c) el mantenimiento de la salud articular.

El tratamiento por lo tanto es multimodal, debe ser indicado solamente por el Médico Veterinario y consiste en: 1) Control de peso; 2) Modificación de la actividad física; 3) Rehabilitación; 4) Control del dolor; 5) Suplementos articulares, 6) Moduladores de la enfermedad y en algunos casos 7) Cirugía para corregir problemas que desencadenaron el problema o eliminar articulaciones dolorosas como en los remplazos articulares totales.

Según el grado de inflamación que se presenta en la o las articulaciones afectadas, esta se puede clasificar en bajo grado de inflamación o alto grado de inflamación, dentro de esta clasificación podríamos decir que las artritis de bajo grado de inflamación se ve comúnmente en la osteoartritis (inflamación del hueso y cartílago articular), mientras que las de alto grado de inflamación se ve en artritis infecciosas (producidas por bacterias, hongos o virus) o inmuno-mediadas (el organismo actúa contra sus propios tejidos).

Como se mencionó anteriormente, es importante que la decisión de manejo médico sea por recomendación del Médico Veterinario, ya que la mayoría de los analgésicos empleados en medicina humana son altamente tóxicos para nuestras mascotas y lamentablemente es común tener que manejar de forma médica a un paciente con artritis y lesión renal o hepática por el uso no adecuado de estos medicamentos, además, algunos casos de artritis, necesitan medicación con otros productos como antibióticos, con los que se necesita respetar dosificación, intervalo y duración de la medicación, para así evitar manejos inadecuados que puedan ocasionar resistencia bacteriana a estos fármacos.

El ver signos de dolor en nuestras mascotas, así como disminución en su actividad física y sobrepeso, puede ser un indicativo de artritis y por lo tanto considerar la revisión por parte del Médico Veterinario de nuestro compañero y sobretodo evitar medicar ya que podemos tener resultados no deseados en ellos.


Los servicios que el Hospital Veterinario UNAM-Banfield ofrece a sus clientes están diseñados para ofrecer una estancia placentera desde su llegada, por esto contamos con un amplio estacionamiento con capacidad para más de treinta automóviles.

Juntos por la vida de tus mascotas


Lea nuestro Aviso de Privacidad
Todos los derechos reservados 2019 UNAM - Banfield® INTERNATIONAL ©

OPEN
Por favor, ingresa tu nombre
Por favor, ingresa tu correo electrónico
Por favor, ingresa tu no. de teléfono
Invalid Input
Por favor, verifica esta casilla
x

También visita nuestro Video Blog:

Ir a Video Blog