Enfermedad de Addison, ¿qué es y por qué es tan difícil de identificar?

MVZ Esp MCPG Dipl Fausto Reyes Delgado
Hospital Veterinario UNAM-Banfield
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En nuestras mascotas, es común la presentación de enfermedades hormonales, al igual que en el humano y de estas enfermedades el trío más común está formado por: Diabetes mellitus (DM) que afecta los niveles de energía (glucosa o azúcar) del organismo, Hipotiroidismo (HT) falta de hormona encargada del metabolismo del cuerpo e Hiperadrenocorticismo (HAC) posibilidad de falta en 3 grupos de hormonas, sin embargo existen otro tipo de enfermedades hormonales que si bien no se presentan con tanta frecuencia, si pueden llegar a ser diagnosticadas, entre estas se encuentran Hipertiroidismo en gatos (HiT) exceso de hormona reguladora del metabolismo del cuerpo, Hiposomatrotopismo (falta de hormona de crecimiento HISTH). Entre estas últimas se encuentra el Hipoadrenocorticismo (HipoAC) donde pueden faltar 3 grupos de hormonas, esta enfermedad se encontraba subdiagnosticada por la diversidad de signos clínicos pero sobretodo porque era difícil de diagnosticar.

Este hipodrenocorticismo también conocido como el gran simulador (porque sus signos son inespecíficos y son comunes a otras enfermedades, se presenta por falla en la secreción de glucocorticoides y mineralocorticoides (dos grupos de hormonas) producidos en la glándula adrenal (supra-renal en humanos). Este HipoAC puede ser primario, donde el defecto está en las glándulas adrenales o secundario donde el problema es en la producción de una hormona que estimula la secreción de las hormonas anteriores.

El primer problema para su diagnóstico recae en los factores predisponentes, se presenta más en hembras, la edad media es de 4-5 años, pero se ha visto desde los 2 hasta los 15 años de edad, es una enfermedad de tendencia familiar en el Poodle, el Cobrador de Labrador y el Perro de Agua Portugués y después en los signos inespecíficos que incluyen; letargia, anorexia (falta de apetito), vómito, diarrea, debilidad, poliuria/polidipsia (orinar y tomar agua en mayor volumen del normal), bradicardia (frecuencia cardiaca baja), deshidratación y choque, en el gato generalmente se aprecia letargia, anorexia, pérdida de peso, vómito, poliuria/polidipsia. Como se puede ver nada que por sí solo nos indique que se presente esta enfermedad.

La falta de glucocorticoides ocasiona la pérdida de peso, anorexia, vómito, dolor abdominal, intolerancia a situaciones de estrés, anemia severa, deshidratación y baja en la concentración de azúcar en la sangre, por su parte la falta de mineralocorticoides ocasiona cambios en los niveles de sodio y potasio en la sangre, este último ocasiona arritmias cardiacas y en riñones se pierde la capacidad de concentrar orina, esto es útil para el diagnóstico de la enfermedad.

Como los signos pueden ser semejantes a los ocasionados por enfermedades gastrointestinales, insuficiencia renal, choque, es importante el poder realizar pruebas de laboratorio básicas, tomando muestras de sangre y orina ya que se encontrarán problemas desde anemia, desequilibrio con el sodio y el potasio, la orina no se concentra, baja en las proteínas de la sangre, además si se realiza un electrocardiograma (ECG), en este se verán cambios característicos.

Para el diagnóstico definitivo se realizan pruebas con la hormona estimulante de la corteza de la glándula adrenal o también hacer la medición interna de esta hormona, lo cual junto con los otros resultados de laboratorio ayudaran el médico veterinario a confirmar el diagnóstico.

Con el diagnóstico confirmado, lo que resta es tratar de corregir los problemas con los que se puede presentar la macota, como la deshidratación, los desbalances del sodio y el potasio, la suplementación de análogos de esta, los manejos se hacen tanto en casa como con el Médico Veterinario. Lamentablemente el confiarse de los signos observados considerando que puede ser otro tipo de problema, solo hace que el desenlace de nuestra mascota para este problema no sea lo adecuado, ya que puede ponerse en peligro su vida.

Lo más importante y que siempre resaltaremos, es que, al primer indicio de enfermedad de nuestra mascota, esta debe ser presentada al Médico Veterinario y no esperar que las redes sociales nos den un consejo, ya que puede ser demasiado tarde el buscar ayuda adecuada.


Los servicios que el Hospital Veterinario UNAM-Banfield ofrece a sus clientes están diseñados para ofrecer una estancia placentera desde su llegada, por esto contamos con un amplio estacionamiento con capacidad para más de treinta automóviles.

Juntos por la vida de tus mascotas


Lea nuestro Aviso de Privacidad
Todos los derechos reservados 2019 UNAM - Banfield® INTERNATIONAL ©

OPEN
Por favor, ingresa tu nombre
Por favor, ingresa tu correo electrónico
Por favor, ingresa tu no. de teléfono
Invalid Input
Por favor, verifica esta casilla
x

También visita nuestro Video Blog:

Ir a Video Blog